¡No podrás conmigo!

¡Qué lejos queda ya 2018! Apenas han pasado unos días y me parece una eternidad y es que 2019 viene desafiante, con cierto aire chulesco.

Anoche tuve una pesadilla, estaba durmiendo y me entró un sudor frío. El nuevo año venía a verme con perniciosas intenciones. Amparado en la oscuridad, apenas podía ver lo que parecía ser una especie de bestia cuyo fuego en los ojos iluminaba parte de su propio torso en el que llevaba tatuado el 666. Quiso que viera el objetivo de ventas anual como algo inalcanzable, aquel mismo Budget de ventas que unos meses atrás y sobre papel parecía razonablemente asumible. Me puse en lo peor: aquella gran cuenta que se te cae, aquel vendedor estrella que se te va, el nuevo producto que no llega a tiempo y todo aquello susceptible de salir mal, salía mal.

Afortunadamente siempre amanece y una buena ducha seguida de un buen café obran milagros, aclaran las ideas y consiguen que aquellos demonios que te han estado acechando durante la noche desaparezcan. Aquello que parecía grande en la oscuridad se te hace más pequeñito por la mañana porque sabes que cada año es lo mismo, vuelta a empezar de cero. Cometes el error de mirar todo el recorrido que tienes por delante en vez de centrarte en los primeros pasos y eso se te atraganta, se te hace bola.  Step by step my friend!

La mañana sirve para equilibrar la balanza entre nuestras emociones y nuestro razonamiento. Siempre se dice que hay que ocuparse y no preocuparse pero desafortunadamente eso no es tan sencillo cuando eres una persona responsable. Por otro lado, cierta preocupación es hasta positiva porque demuestra que lo que haces te importa y eso te lleva a estar en alerta constante y por tanto en busca de la mejora continua.

Los inicios de año siempre son complicados y hasta que no pasa la reunión de arranque con tu equipo siempre te asaltan las dudas de antes de la “batalla”, aquellas que se disipan en el fragor de la misma. Y es que los “tiempos muertos” nos hacen más conscientes de los retos que vamos a afrontar, más vulnerables.

Se habla muy poco de lo solo que está el responsable comercial, parece que viene a ser una suerte de súper hombre/mujer que ni siente ni padece, nada más lejos de la realidad. Uno de los desafíos más importantes que tienes que acometer cuando asciendes es convivir con la soledad del cargo. Todo el mundo espera que saques el conejo de la chistera, tus jefes quieren más ventas y más margen, los vendedores más herramientas (más promociones y más publicidad, o sea mejorar el sell in y el sell out) y los clientes más descuentos y más facilidades de pago (y más publicidad también, por supuesto). Tú estás ahí en medio, mirando a unos y a otros y haciendo lo que puedes, que no siempre es lo que quieres.

Pero el año ha llegado con obstinación, quiere ponerme a prueba. Hoy es día 6 de enero, miro en el árbol de Navidad y veo que los Reyes Magos me han traído lo que le pido todos los años: actitud ganadora (bueno, la verdad es que ayer noche me la dejé allí yo mismo no sea que estos señores no existan). Eso implica ser optimista, entusiasta, determinado, proactivo (hacer del esfuerzo hábito) y sobre todo paciente para no desanimarse ante los contratiempos.

Mañana mismo empiezo, voy a ir a la oficina y voy a coger al 2019 por la pechera y decirle a voz en grito que no me va a amedrentar, que aquí estoy yo para conseguir todo lo que me proponga, que mis logros los marco yo con mis acciones y no la sobrevalorada fortuna. Confío en mis posibilidades y en las de mi equipo, siempre he salvado cualquier obstáculo que se ha interpuesto en mi camino y este año no va a ser menos. Voy a hacer del 2019 un año inolvidable porque YO decido que así sea.

Fíjate que ya no veo el objetivo tan grande, ni tan inalcanzable sino todo lo contrario. He ganado la primera batalla, aquella librada en mi mente, aquella que en demasiadas ocasiones nos vence.

2019 está ahí esperándote así que déjale clarito todo lo que tú vas a ser capaz de hacer este año. ¡Te deseo todo lo mejor!

Categorías: Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Gracias!!!Efectivamente uno ve la punta del cerro y te da cosas… lo mejor es ponerse el equipo y empezar a escalar sin mirar tanto la meta … tambien te deseo un excelente Año 2019

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s